Susana Aliano, autora de Chiche, mi ovejero

“Los niños son mi fuente de inspiración”

Publicado el 14 de mayo de 2019

Con el nacimiento de la línea de literatura infantil Viaje Literario, Caligrafix sumará a su catálogo una serie de historias capaces de aportar al desarrollo infantil, al acercamiento de la diversidad cultural y, por sobre todo, abrir la mente de los lectores a nuevos mundos.

La colección estará integrada por una serie de autores e ilustradores latinoamericanos y de otras latitudes. Uno de sus primeros títulos es Chiche, mi ovejero, creación de la escritora uruguaya Susana Aliano, que fue reconocido como el Mejor Libro Álbum 2015 por la Cámara del Libro de Uruguay.

En la siguiente entrevista podremos conocer parte de su proceso creativo:

¿Cómo nació tu vocación de escritora?

La vocación ha sido un proceso para mí. No fue algo que nació de un día para el otro como un llamado divino, sino que llevó su tiempo y me implicó una verdadera construcción interior, con las reflexiones profundas y las decisiones que esta implica.

¿Cómo surge la idea de cada nuevo libro?

Mi primer libro fue Regreso a casa. Las ideas, en general, surgen de la vida cotidiana. Me inspira un recuerdo, una vivencia, un olor… y eso me lleva a la historia que necesito contar y que trabajo el tiempo suficiente hasta convertirla en un cuento y, algunas veces, en un libro.

¿Tienes algún lugar especial para escribir?

El lugar especial siempre está cerca de la naturaleza, para mí.

¿Qué te motiva a escribir literatura infantil? ¿Cuál es la mayor satisfacción que ello te da?

Los niños son mi fuente de inspiración. Me siento muy cerca de su forma de ver el mundo, de vivirlo. La satisfacción mayor es compartir con ellos mis historias, pero también conocer las suyas. De alguna forma nos entrelazamos y, tanto ellos como yo, descubrimos algo nuevo como resultado. Eso me maravilla y me estimula.

No sabía que las personas y los animales podían morir (…) fue mi primera toma de conciencia real del valor de la vida. Fue una experiencia de transformación.

¿Cómo fue el proceso de trabajo con el ilustrador Mauricio Marra en la preparación de esta obra?

El proceso fue muy fresco, como en otros libros que hicimos juntos. Le mandé la versión final del cuento y por supuesto que no le dije lo que debía hacer. Él trabajó en las ilustraciones y creó una narrativa ilustrada que me impactó. Mauricio tiene la habilidad de interpretar mis palabras, mis silencios, mis intenciones… de una manera única y eso es mágico.

¿Qué más nos puedes contar en relación a Chiche?

Chiche fue mi primer perro, un amigo, una compañía especial. Tuvimos un vínculo cercano e intenso. Y su pérdida fue mi primer contacto con la muerte, porque hasta ese momento yo nunca había pensado en ella. No sabía que las personas y los animales podían morir. Pero, al mismo tiempo, fue mi primera toma de conciencia real del valor de la vida. Fue una experiencia de transformación.

Te invitamos a enviar un mensaje a los lectores infantiles que conocerán tu obra gracias a Viaje Literario.

Para mí es una alegría que leas mis libros en Chile. Por medio de mis cuentos podrás saber más de mí y conocer la pequeña ciudad donde vivo. Me gustan mucho las pequeñas ciudades que están cerca del río o de las montañas. Lo que más deseo es que disfrutes mis historias tanto como yo cuando las escribí.


Por Andrea Villena Moya, periodista y editora Viaje Literario